Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

martes, 18 de octubre de 2016

DESCONECTADA

               Se alegan, diferencias irreconcilliables
y falta de ganas de estar "disponible", en un dispositivo móvil.
Se ruega tengan en cuenta, que el casual, encuentro de hallarme en "linea"
                 no me obliga a contestar
por mucha sanción disciplinaria, inmediata o no
que se me quiera imponer, del uso de tiempo y de palabra
al que tengo derecho, a hacer, de dichos dispositivos.
Hacer,
un uso abusivo, de cualquier red social,
para querer estar en la vida de otra persona,
es hacer , valga la rebundancia,
un uso fraudulento, de una conexión virtual
que te desconecta,
de tu vida real.
Esto, me recuerda,
que si no encuentras tiempo, ni palabras
que dedicarme en la vida real,
debo recordarte,
que estoy muy ocupada
viviendo mi vida para perder el tiempo y las palabras,
de forma virtual.
Añadiría,
que no quiero perder, la libertad de expresarme
con la banda sonora original de las sonrisas y  risas
de las que, los emoticonos,
son una mala versión y unos pésimos sustitutos
por más empeño que se ponga en mejorarlos.
Remitiría,
todas estas estúpidas frases que escribo de mi puño y letra,
en un cuaderno,
tirada en una explanada, de cualquier campo
donde, no hay cobertura
para otro dispositivo que no sea el de mi mente,
tejiendo, conexiones irreemplazables, y de un valor incalculable
hacia aquellas personas,
que sin una necesidad de mi,
han tenido ganas de mi, en tiempo real.
Así, que,
     queda lista para sentencia y veredicto
                               mi gran torpeza, para empatizar
                                                  con dichos dispositivos
                                               debido, a mi poca adaptabilidad
                                                                           a la narcotización,
                                                                 de esa pequeña área del cerebro,
                                                                   donde reside la fuerza de la capacidad
                                                                          para la toma de decisiones para uno mismo.
                                   Mi resistencia,
                                        contra la autoridad a las imposiciones
                                                                   de la perdida de libertad
                                                                          que se derivan de vivir
                                                                                        permanentemente
                                                                                                           conectada
                                                                                                       y que considero
                                                                                                         contraprodudente
                                                                                                               y absolutamente
                                                                                                                            prescicible
                                                                                                                             para mi vida
                                                                                                                   es la señal de una onda
                                                                                                                     para la que estoy segura
                                                                                                            encontraran el modo de tipificar
                                                                                                                                    como enfermedad
                                                                                                                           y sedarla artificialmente,
                                                                                                                                     haciéndome creer
                                                                                                             que es lo mejor para mi bienestar.
                                                                           Dicho esto
                                   reafirmo mi intención irrevocable
                                 de de dar por terminada
                               la relación conyugal con ciertas funciones
                             de mi dispositivo móvil
                           que me idiotizan
                         con la absurda idea
                        de quedar obsoleta y marginada
                       de la vida social.
                                                      
                   Y termino,
mi vida social no la determina
la cantidad
de wahassapp que tenga
mis amigos
no los determina un dispositivo
que etiqueta a las personas de mi agenda
las personas
que me importan y quiero
no las determina ningún dispositivo
ni ninguna de sus funciones,  básicamente
porque mi vida social,
      mis amigos
y las personas que me importan y quiero
       las determino
  exclusivamentente, yo,
y este grupo que acabo de definir
  cambia o varía muy poco
 a lo largo y ancho de mi corazón,
          órgano,
    del que por cierto
            carece
    cierto aparato,
 así que,
 dando por finalizada mi autodefensa
para romper contratos matrimoniales perniciosos para mi salud
y poder dar paso al ruego de preguntas pertinentes
diré que,
si quiero saber de alguien de que me importa,
le llamo,
si quiero quedar con alguien, que me importa,
le llamo...
                                             
                                           Y para los desahogos, el chocolate, el sexo y el deporte.



2 comentarios:

  1. Pues que quieres que te diga, llevo 4 días sin móvil y estoy más feliz que una perdiz.
    Fíjate que hasta escribo más y todo.
    Por cierto...me encanta el chocolate y el deporte, ah! y también el sexo.

    ResponderEliminar
  2. !Kike,mi maravilloso hacedor de sonrisas!...Cambiaste el orden de mi frase final ¿Las ordenaste por preferencia personal? Personalmente creo que el sexo es un gran deporte que el chocolate jamás podrá sustituir y ni comiendo chocolate, ni manteniendo sexo, ni haciendo deporte el movil debe estar cerca...

    ResponderEliminar