Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

jueves, 21 de abril de 2016

REALIDAD VIRTUAL


¿Y si mis ojos comenzasen  a ver de forma diferente, aquellas cosas en las siempre he creido?
  Si ellos, fuesen ese globo terráqueo vacío sin sol en su interior y lo fuese pudiendo ir construyendo con la mente reseteada de un niño ávido de conocimientos sin una idea preconcebida? ¿Si pudiese con los rayos infrarrojos de la curiosidad descubrir la Matrix  que han concebido diseñando una realidad virtual y especifica, quemando la verdadera con un fogonazo de zona de confort, creándome necesidades que aumentan mis debilidades y alimentan a mis miedos?

 Me pregunto...¿Mi mente seria capaz de aceptarlo?

¿Y si los gobiernos, solo fuesen ese escaparate falso, pobres diablos, marionetas de cuyos hilos tiran y mueven a su antojo bancos y corporaciones? ¿Y si los caminos, de lo que yo siempre había creido tierra de lucidez, me hiciesen a los ojos de este mundo, una loca cuerda en este otro mundo desconocido? ¿Y si descubriese que formo parte de la base de una pirámide, donde los que tienen el control y se encuentran en la cúspide, trabajan para asegurarse de que seamos esa granja humana, de energía de la que alimentarse? ¿Y si pudiese constatar, que el mundo en el que vivimos podría ser maravilloso, pero que la guerra de la ambición, lo destruirá con su cabeza nuclear y aquellos que amasan fortunas con ese dinero nos hacen creer escasea, huirán a Marte, hogar de agua y oxigeno
mientras la única pobreza es la de saberse en un sistema de control
del que si arranco mis pulmones me asfixiara?

¿Y si descubriese que los colores que me han pintado nunca han existido y que debo enseñarle a mi cerebro a reaprenderlos como si hubiese sido una daltónica toda mi vida? ¿Necesito encontrar mayor parálisis del sueño  que la de contemplar esa otra realidad porque mi mente despierta mientras mi cuerpo esta dormido, anclado a unos parámetros legados generación tras generación y soy consciente de que todo movimiento implicaría estar dispuesta a renunciar a todo aquello en lo que siempre he creido verdadero?

Me sigo preguntando... ¿querria  despertar o seguir dormida?... He ahí la cuestión...

Adoctrinados para salvaguardar el santo y seña que nos han inculcado en la memoria, grabado a fuego y sangre de que la creación de imperios, reside en la necesidad de la competición, de la comparación,convirtiéndonos en una ruleta rusa donde hay una sola bala de la fortuna y que esta tiene muy pocas probabilidades de impactar en la diana, haz residir a tu mente, en ese punto de equilibrio entre lo material y lo espiritual, haciéndola trabajar desde dentro de esta Matrix, con, pero no para ella, proyectando el deseo de aquello que quieres alcanzar con todas tus fuerzas, desde las mismas entrañas de tu mente y no cejes en el empeño de que el éxito es posible en tanto en cuanto, proyectes tu confianza en que esto va a suceder.

Las dudas, son corrosivas para este sistema de control social al que estamos sometidos, pero son esa brecha a la k agarrarse abriendo vías respiratorias nuevas, descubriendo la información parcheada a diario, y disparada de una manera tan subliminal, como brutal, quiero para mi vida ese camino entre las estrellas y el suelo, aprender a pensar,a cambiar rutas,a ser alternativa...
La hegemonía de mi astucia prevalece sobre los campos abonados de acomodación en los que se nos invita constantemente a ser felices y dejar de pensar, desconectar, guardo el as en la manga de la fortuna de ser una convulsa revuelta con la suficiente inteligencia para dar un giro inesperado a la partida y hacerme con el gobierno de mis mares, esos, que dicen, solo surco, y desde dentro ser capaz de ser una insurgente convertida en la capitana de mi propio destino, tomando mis propias decisiones, y no creyendo que las tomo.

Ahora, te pregunto a ti ¿Querras despertar o seguir dormida? 

Escrito por Yolanda Bueno Melado el 20/05/2016

jueves, 7 de abril de 2016

CRUCIFIXIÓN POR NO SABER SUAVIZARME

 .......No sé, suavizarme cuando siento.........                                   
No sé como no espinarme con las zarzas de los salvajes rosales de tus palabras
No sé como tragarme la saliba de tu ausencia que deja afónica a mi garganta.
No sé como arrancarme las cuerdas vocales del timbre de tu voz.

Asi, ilegitima, incorrecta y blasfema me siento cuando te pienso ya que encuentro enfermizo y absurdo nadar contra corriente de mi misma.

Mi forma de amarte
es transgresora y desmedida
por aprenderme de memoria
cada uno de tus demonios,
si no me interesan tus batallas,
nunca alcanzare a ver tu paz
por eso, te pediré guerra, antes,
mucho antes, de la concesión de una tregua
ya que solo así entenderé, tu gloria.

Te entregaré mis alas, en la caída a los infiernos oscuros
para que la crucifixión, de las manos, de mi boca
que no sabe mentir, sea una redención de verdades
que contarle a tus oídos sordos, y al olor de tus caricias
                           nunca consumadas, 
para que seas capaz de sentir, en los timpanos de mi piel, 
el grito culmen, de tu caníbal deseo


desgañitándose en carnívoros orgasmos
reservandome mesa en tu traviesa mente
donde sacias las ganas de mi
como ese secreto gastronómico
de forma paciente y complaciente
en esas horas
en que mas de menos me echas...

Escrito por Yolanda Bueno Melado el 07/04/16