Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

martes, 7 de febrero de 2017

CONCUBINA INFIEL

Recuerdo, perderme para encontrarme, y a la lluvia atravesando el incendio que arrasaba las entrañas de mi corazón, perdí la cuenta de cuantas gotas me sudaban por los poros del cuerpo de la mente, las cascadas de sus llamas, eran todos los despertares de un sentimiento  que no sé como descatalogar de mi biblioteca vintage y caía la noche en el territorio de mis palabras haciendo a mis ojos ignífugos a la quemazón de un recuerdo.
Deje desbordarse al grito de mi silencio y que el contoneo de su cauce anduviese por los pedazos de materia sólida y combustible de mis frases candentes por la acción del propio fuego que contenían para que se llevase en los rápidos de su torrente, todos los arboles caídos de los sonidos de mi voz. El cielo se cae a pedazos, y sus goteras, inundan el espacio de mis pensamientos, mantengo el equilibrio de mis instintos, con los pies sobre la tierra, extendiendo los brazos, en forma de cruz, restándole ropa a la memoria del tiempo.
Noto el aliento del desconsuelo respirar sobre mi cuello, puedo masticar el deseo inaplazable que tiene de mi, convulsiona mi piel en arcadas, por la forma deshonesta en que presiento, pretende poseerme, siento las partículas, cada una de ellas, pegadas a la espalda de mi cuerpo, queriendo hacerme sentir incomoda, y sé, que la que esta detrás, de todo esto, es la vida, con su costumbre, de dar por culo cuando se aburre, me pone a prueba, mandando a uno de sus concubinos con la intención de mostrarme lo atractivo que resultaría, la descomposición de los colores primarios de todo cuanto soy, sus curiosos ojos de voyeur esperan la escena erótica de contemplarme sumisa, rendida al cuerpo del dolor, se deleita con la idea de encontrar doblegada mi voluntad a su antojo, seduciendole dejar elegir a su amante, los términos y las formas en que tal acto acontecerá, se que eso la excita, ponerme en encrucijadas, jugar conmigo cuando ando de puntillas, descalza, sobre el particular precipicio de mis debilidades y la oigo susurrarme:                                  
                                                                    - ...."Eres mía"....


          El instante sorpresa de mi, es el que nunca se espera...

Ese resorte de libre albedrío que posiciona al pecho
de mi cuerpo frente a su esclavo y manteniendo el abrazo al que me tiene sometida, lo miro a los ojos y siento a sus pupilas estimularse de placer, dilatándose, creyéndome vendida, entre la espada y la pared, pero ante su sorpresa, le meto mano, desafiándolo  a caricias amorales, indecentes lascivas, indecorosas, y el esplendor de mi falta de prisa, pone en marcha el engranaje de una maquinaria que invierte el dominio que creía, tener sobre mí, y así, logro desarrollarme en cada roce como pinceladas que van recorriendo todos sus alrededores y toda yo, soy círculos, elipses, cuadrados, rectángulos, cilindros,conos, cubos.

Me transformo en matemática creativa, recreativa, colorista, soy escritos en una forma antigua de tocar, desplegándome en problemas matemáticos y geométricos que saben instar al punto álgido de su placer, suplicándome que no cese, soy figuras, tangentes entre si, esferas dentro de esferas, y tú, vida, eres ese poder abstracto que debe entender que mi cuerpo, es ese santuario que no se dejará saquear, ambas tenemos una alianza que yo no deseo romper, y tú, vas a respetarme, aceptando unas reglas de juego en las que ambas intervengamos.

Podrás enviarme a todas las emociones, pero jamás seré de una sola en particular, porque todas tienen cabida en mi, les seré infiel a todas, lo sé, y todas tendrán de mi un momento en particular

                             y me mezclare con ellas pero no me fusionaré,
                                             no perderé de vista ni un solo instante
lo primigenio de mi color primario,
                 provócame cuanto quieras,
                                 sé que soy tu rompecabezas
                                          porque estoy hecha de una inteligencia viva
                                                                                                  que evoluciona en imaginación y
                                                                                               esta en constante aprendizaje,                                                              no soy una casa vacía, siempre seré habitable,   
                                                                            amante devota de la descompresión de las normas,
                                                                          concubina sin posturas o costuras que me controlen,
                                                                                                 esclava ni siquiera de mi misma,
                                                                                                                                            yo no te subestimo,
                                                                                                                                       no lo hagas tú,conmigo...

 -¿Me deseas?..... !!resuelvéme!! .....Tienes el tiempo de toda una vida..... 

  Escrito por YolandaBueno Melado el 07-02-2017

miércoles, 11 de enero de 2017

LAS AMAPOLAS NO TIENEN CORAZÓN

Soy una niña afgana,
dicen que en la parte del mundo donde vivo,
las mujeres nacemos desamparadas,
yo no sé que significa esto,
debe ser que dejar de ser niña, es la renuncia a todo derecho.
Hasta donde alcanza la corta memoria de mis siete años,
los campos son plantados con una flor a la que llaman  AMAPOLA.
 Yo no sé que significa el lucro,
ya que en esta región,
no hay vientre de mujer
a la que no se le caigan los dientes
debido a que el pan de cada día es pasar hambre.


 Tengo miedo,
hace unos días, unos hombres, destruyeron todas las flores,
su piel era del mismo color que la mía,
estoy asustada y me escondo,
 pero desde donde estoy puedo ver como otros hombres
con uniformes y armas en las manos contemplan como, esos otros,
de diferente tonalidad de piel a la suya pero igual a la mía
sesgan los campos a punto de ser recolectados.



Cuando todos se van, corro  a la tierra que sangra amapolas
y ese olor derramado, tan peculiar de los pétalos muertos, envolviéndolo todo, es doloroso.
Estoy de cuclillas, escucho unos lamentos,
es mi padre, esta sentado a unos metros de mí,
en las palmas de su manos,
los cadáveres inertes y rojos de las amapolas miran al cielo,
mientras su cabeza se inclina hacia el suelo,
yo no sé que es la desesperación,
pero puedo leerla en las lineas de expresión de su cara.



Vuelvo a correr, y esta vez lo hago hacia la puerta de mi casa,
allí, esta mi madre con la vista perdida,
no llora, pero la vida parece escaparsele por los párpados cerrados,
estoy delante de mi madre que no me ve y frente a mi padre que no me mira.

                                                                            Si supiera escribir, formularía mi pregunta en el suelo,
                                                                                                                       tú, ¿Sabes escribir?
                                                                                                         Escribe lo que cuentan mis ojos,
                                                                                        que nada tiene que ver con la edad que tengo
                                                                                 y más ancianos que se harán a partir del día de hoy.


Llega la noche, y a golpe de patada, que ni falta hace, para derrumbar la puerta, unos hombres, entran donde estamos dormidos
 encañonan las sienes de mis padres, a punta de kalashnikov, y con el acero frío de sus cuerdas vocales gritan:
                                           -¿Donde esta nuestra cosecha, para la que te adelantamos el dinero?
         A mi padre, le engorda la lengua, el pánico, y apenas se le consigue entender, una frase:
                                           -Vinieron y apalearon todas las flores..
                                        -Debisteis luchar, enfrentaros a ellos, ahora nosotros venimos a recoger la cosecha  y lo que nos encontramos es nada. Paga tu deuda o te ejecutaremos, si quieres salvar tu vida, nos entregaras lo único de valor que posees,
 nos llevaremos a tu hija.
  Las palabras golpeaban a mi padre, donde la piel no sangra y la culata donde su carne si lo hace, esta de rodillas, sangrando frente a estos, llamados seres humanos, suplicando clemencia, indulgencia, misericordia, parecía no saber que ellos, carecen de piedad, yo no sé que es la humillación, pero aquel grito de postura en el cuerpo de mi padre, me enseñaba en silencio.
                                          
                                         
                                                           Huimos de un lugar a otro, para no ser localizados,
                                                        apenas duermo, casi no hablo, no consigo llorar,
                                                      recluida, escondida,
                                                   yo no sé que significa ser un fugitivo
                                              pero siento que el tiempo corre, y las manillas del reloj van en mi contra.

                    Sencillamente, en un país donde los tabilanes y los narcotraficnates tienen poder absoluto
                es imposible esconderse y esperar a que se olviden que tu vida les pertenece.
         ¿Como escapar de un país del que no puedo salir y en el que no me puedo quedar?
     Si mi suerte esta echada, como así lo creo y los días tal y como los conozco, han pasado a mejor vida
   tú, que sabes escribir, no dejes que mi historia,
 esa que te cuentan las palabras que no sé escribir,
caiga en el analfabetismo del olvido.

                                             En este tiempo de huida, he conocido a otras niñas sentenciadas como yo,
                                       a ser raptadas y convertidas en esclavas sexuales de salvajes sin escrúpulos,
                                   yo no sé que significa esto, pero los escalofríos me recorren el cuerpo entero.
                               Nos llaman las novias de la heroína, porque nuestras vidas saldan las deudas
                              ya sea la económica o la vida de nuestro progenitor
                          se nos intercambia como moneda, pasandosenos de mano en mano hasta anularnos,
                      yo no sé que significa estar desprotegida
                  pero no encuentro a quien recurrir para pedir ayuda.

Esta amaneciendo, hoy cumplo 8 años, bajo mis pies descalzos, solo se extienden enormes campos de amapolas,
no hay carreteras, solo montañas,
llevo tanto caminando
que he perdido la noción del tiempo.

Mis muñecas sangran,
cuando soy instada
a seguir el paso de adultos
al que soy sometida
por quien tira de la cuerda.
sigo sin poder cerrar los ojos
y el llanto
sigue sin acudir a ellos.

Ni siquiera me resistí 
cuando me arrancaron
de los brazos de mi madre,
que gritaba
cuando mi padre
dio el consentimiento
para que se me llevaran.




                                                    Mi sangre va manchando las amapolas por las que va dejándose caer,
                                       la cuerda cambia de manos, ahora su dueño, es dueño también de mi vida
                                 a la que sigue maniatado mi cuerpo, que es tirado de un puñetazo al suelo,
                     la sangre me corre por los labios mientras los harapos pegados a mi piel, son arrancados,
                 siento nauseas provocadas por el aliento pestilente que muerde mi boca,
               vomito al paso de sus dedos arañando mi carne,
           no tengo fuerzas para defenderme, tiemblo, no puedo llorar y tampoco cerrar los ojos,
     se desgarran los latidos de mi corazón que parece no querer detenerse,
..........estoy esperando , no llegues tarde........
                                   Empiezo a sentir mi cuerpo anestesiado,
                               se desencadena un fallo global en las funciones de mi cuerpo y siento frio
                            los pulmones de mis latidos se relentizan, hasta terminar paralizandonse,
                        el oxigeno se termina en el corazón y el ritmo acompasado de la vida, se detiene,
                  los dientes del veneno, bajo mi lengua, me muerden justo a tiempo.


                   Por fin puedo cerrar los ojos, y mientras mis parpados bajan el telón de mi vida, dos lágrimas, caen a la tierra
plagada de amapolas.

           Soy un cadáver embestido por las furiosas acometidas de ese destino atroz, que no consiguió violarrme
     yo no sé que es el valor, le dije a mi madre cuando le pedí como regalo para mi octavo cumpleaños
una sustancia capaz de parar mi sufrimiento a tiempo, antes de que fuese insoportable,
cuando esos hombres viniesen a buscarme.
"Mi último pensamiento fue para ella,
el día que le pregunté si las amapolas tenían corazón
y ella me respondió que yo tenia corazón por todas ellas."

Ahora, tú la escribes dí que los personajes y hechos retratados en tu historia son complementamente verídicos y que cualquier parecido con personas verdaderas vivas o muertas o con hechos reales a tu relato es mucho más gore de lo que cualquier ficción podría relatar.   

Escrito por Yolanda Bueno Melado 11/01/2017

miércoles, 14 de diciembre de 2016

AMOR EN TIEMPO DE GUERRA


Hay amores que se fraguan en la más cruenta de las batallas
y hay estados de paz que no son capaces de sostener un amor,

escucho las balas silbar del arte que tiene el silencio del deseo cuando tus ojos me tocan.
hay estados de ánimo, dificiles de ocultar bajo la ropa de una mirada y existen formas de mirar,
que desnudan.

Voy a ser ese tipo de trincheras donde desearas estar en guerra para guarecerte
y dará igual que estés sucio o limpio
no habrá pulcritud más sucia
que esa sonrisa con la que me tocas
ando por el reino de los cielos con pies de plomo
y tú vas quitándole hierro a los pecados....
!Tienes un pecado!....

Abriré fuego contra el enemigo que llevas dentro
y pondré a tiro al mio
para que se abatan mutuamente
dejándonos desnudos de cojones 
¿Y ahora?

Las bayonetas de tus pensamientos me acribillan,
los tambores de los mios, redoblan...............
!cuerpo a tierra!
y los dedos de nuestros cuerpos,
se dan la vez
para revolcárse el uno en el otro,
me dejo caer
en la emboscada que eres
y provoco una y cien batallas
para dejarme matar a besos.
me visto con el uniforme de tu cuerpo
y te entierro en el camuflaje que soy,
dejando
bajo la uñas de tus caricias,
la epidermis
de los gajos de luna
  de mis besos.
           
                                         Soy versos desperdigados, me caminas campo a través y a cielo descubierto
                                     he perdido la cuenta de si soy parte ofensiva o defensiva
                                 en este cuerpo a cuerpo,
                            y tus brazos no dejan de mirarme,
                        y tus ojos no dejan de tocarme,
                     no habrá suciedad más pulcra
                  en la que desee revolcarme
              sabotea tu vida si te place,
           haciendo de todo,
       un problema
   que yo sabotearé todo problema, para vivirte, vivirme


  Haz debate político de mi infierno, te acogeré en su seno,
toma las manos de sus idiomas
y mójate los labios
con la letra pequeña, mediana y grande de sus culturas.
seremos desertores del estado de paz
¿Sabes que nos espera?
Un consejo de guerra
donde se nos acusara
de cometer no un pecado
 sino pecados
 en plural
 y la pena se nos impondrá
 y se ejecutará de manera inmediata
 sin las garantías
constitucionales propias del estado de derecho. 

Más no quiero indulto
ni estado de gracia,
porque no soy pura de pensamiento,
cuando tu pensamiento le tira piedras al mio.

vivo la vida como la consecuencia natural de la muerte,
ya que muerta de miedo, no se me antoja,
 vivir.

Tiras de la anilla de  esa parte de mi,
          que forma parte de todo cuanto soy
                                 y que nunca pertenecerá a nadie,
                                                                  pero ahora mismo,
                                                                      me tienes entre tus manos.
                                                                                              nadie tiene que darme mi lugar
                                                                                                porque yo sé donde quiero estar,
                                                                                                         tampoco sabría darte el tuyo,
                                                                                                                                                    ese, 
                                                                                                                 es en el que tú quieras estar
                                                                                                                          y estas entre mis manos.
                                         
        No necesitas el santo y seña para esta guerra
                           donde las palabras se caen a colores 
y el pico y pala de tus ojos cava en la tierra de los mios,
                                            sabes, de sobra y de antemano,
                                                                          que, los latidos
                                         de todo esfuerzo realizado por tu parte,
                                                              para instaurar una paz ciega,
                                                                       que ciega la satisfacción
                                                                                nada tiene que hacer
                                                                                                         contra
                                el sudor de esa revolución, que sientes y cuya vista de lince
                                  tiene amplias capacidades para la recepción y proporción de placer
                                                                     así pues,
                                                                   respóndeme
                                          
  ¿Cuanto amor se puede hacer en una guerra? .
Escrito por Yolanda Bueno Melado el 14/12/2016

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LOS SUCEDÁNEOS DE LOS RECUERDOS


Un sentimiento es un ser vivo,
si su dieta es equilibrada y sana,
se saciará y se sentirá colmado
porque el alimento lo nutre, 
cubriendo todas sus necesidades, 
pero si ese sentimiento comienza a alimentarse
 de los sucedáneos de los recuerdos,
comenzará a pasar hambre.


Todo ser vivo
necesita ser alimentado por algo real 
y aunque al principio ni se dé cuenta,
comenzará a sentir que no se satisfaga
y aunque su cuerpo se vuelva obeso,
en realidad sufre
y esta aquejado de una grave desnutrición
ya que los sucedáneos
carecen de las proteínas y vitaminas esenciales
que aporta el bocado de aquello,
que por pequeño que sea
mantiene el sistema inmunológico del sentimiento
sano además de fuerte.


Así como los sentimientos
las personas
mantienen una correlatividad con esta causa y efecto:


                                       "Quien busca alimento
                                allí donde el estómago de su corazón
                                        no se siente jamás saciado
                                y a pesar de una sobredosis de kilos
                                        siente su pellejo famélico,
                               debería pararse, al menos, a pensar."


Escrito por Yolanda Bueno Melado el 23-11-2016

miércoles, 9 de noviembre de 2016

INSUMISA

Si cada emotico del WhatsApp perdiese su valor en bolsa,
si echar el currículum en la empresa de la ilusiones y trabajar por los sueños
tuviese la legión de seguidores de Facebook, el Twitter e Instagram,
si mi alma fuese esa pupila que se ensancha e hiciese que la del miedo se encogiese,
si no estuviésemos encarcelados tras los barrotes sin corazón, de las ventanas de cristal,
de redes sociales, encasillados en celdillas, clasificados por amigo, conocido o familia,
si tener calidad de vida, no se confundiese con tener pertenencias,
si no vendiésemos nuestro único tiempo a cambio de dinero, vaciando las estancias de nuestra naturaleza,
que nos hace presos políticos del poder, que no nos deja volver a casa,
.....si pasar hambre, estuviese penado...
 si llegásemos a entender que no hay copia más original e imperfectamente, perfecta
 que la maquinaria de cada ser humano,
 si la vida fuese una ofrenda que se nos entrega sin animo de lucro
 y la muerte solo fuese la conciencia dormida que despierta del uso fraudulento que hemos hecho de ella.
si nos enseñaran en la escuela
 a desarrollar nuestra espiritualidad
sin ser transgredida
por ninguna religión.

si pudiésemos respetar la idea
de que nacemos con una mente
llena de posibilidades
y que a medida que crecemos
nos enseñan a reducirlas
capandolas asepticamente
como si fuésemos soldados rasos
a los que se les proporciona bromuro
para aplacar la testosterona
de nuestras capacidades infinitas,
dejándolas en finitas.
si creernos libres,
no fuese una utopía,
que lo es.


si pudiésemos desnudarnos de la lente bidimensional de la tesis y la antítesis con la que nos han calzado desde pequeños
y las prendas caídas del cuerpo, diese paso a la realidad tridimensional,
desde donde tener perspectiva,
si ridiculizar la realidad entre guiones de películas no fuese el mejor guión para mantener a las masas controlas,
demasiado ocupadas en ocupar las tres cuartas partes de su vida,
el tiempo que somos laboralmente productivos,
para rescatar un cuarto de ella, en la jubilación,
si nacemos con la deuda impuesta, que no ve la luz,
de estar registrados como un valor  y regidos por leyes mercantiles que aceptamos como autoridad
y cuantifican cuanto vales,
aceptando desde tu partida de nacimiento esa cosificación en letras mayúsculas cuando en realidad es un fallo ortográfico
que no te permitirán corregir para rescatar tu soberanía.

Tienes que ser rentable para el sistema o el sistema te aniquilará, considerandote producto no valido
o defectuoso.

 Pero los policías
en los que nos hemos convertido
los unos para con lo otros
son los que te señalarán con el dedo el camino a seguir de las ordas como ejemplo
supliendo tus metas y aspiraciones por un trabajo cuya meta
sea aspirar a un mejor puesto
con más horas, a ser posible,
a cambio
de sentirte realizado.

Y si algo queda de tus sueños
para la recta final de tu vida
se queda en la consulta
de los años que no pasan en balde,
diagnosticandonte
el reúma que se filtra
por las paredes de tus huesos
y la erosión del tiempo
haciendo mella en las palmas
de tu cuerpo.

Te recetan una repartición equitativa
de aquellas cosas "tus sueños"
para las que te fallan las fuerzas


 ¿Es una percepción, que proyecta, la información mediática oficial, la que tengo, de lo que pasa a mi alrededor, sobre la realidad objetiva, dejandome pensar, que elijo a los poderes políticos oficiales, cuando en realidad, se pasan el collar de unos a otros, para asegurarse,  la perdurabilidad, en el poder, para así, a su vez, permitir, la continuidad del sistema social, de sanidad y educacion, para el que la verdadera alternativa, esta en romper el molde de ese dogma que dice "aquello que no es noticia, no existe" ya que sirve y obedece al brazo troncal de los poderes económicos del que parte la idea de mantenernos en una ilusión, visionando un oasis, que es lo que nuestra mente desearía, si caminásemos por un desierto?

A pesar de que mis estímulos son continuamente bonbardeados para que perciba ese oasis soy capaz de tocar con mis manos la realidad de esa arena, no te confundas:

"La pieza más importante en un tablero de ajedrez, no ha de ser por ende, la más poderosa"

  
 Escrito por Yolanda Bueno Melado el 09/11/2016

martes, 18 de octubre de 2016

DESCONECTADA

               Se alegan, diferencias irreconcilliables
y falta de ganas de estar "disponible", en un dispositivo móvil.
Se ruega tengan en cuenta, que el casual, encuentro de hallarme en "linea"
                 no me obliga a contestar
por mucha sanción disciplinaria, inmediata o no
que se me quiera imponer, del uso de tiempo y de palabra
al que tengo derecho, a hacer, de dichos dispositivos.
Hacer,
un uso abusivo, de cualquier red social,
para querer estar en la vida de otra persona,
es hacer , valga la rebundancia,
un uso fraudulento, de una conexión virtual
que te desconecta,
de tu vida real.
Esto, me recuerda,
que si no encuentras tiempo, ni palabras
que dedicarme en la vida real,
debo recordarte,
que estoy muy ocupada
viviendo mi vida para perder el tiempo y las palabras,
de forma virtual.
Añadiría,
que no quiero perder, la libertad de expresarme
con la banda sonora original de las sonrisas y  risas
de las que, los emoticonos,
son una mala versión y unos pésimos sustitutos
por más empeño que se ponga en mejorarlos.
Remitiría,
todas estas estúpidas frases que escribo de mi puño y letra,
en un cuaderno,
tirada en una explanada, de cualquier campo
donde, no hay cobertura
para otro dispositivo que no sea el de mi mente,
tejiendo, conexiones irreemplazables, y de un valor incalculable
hacia aquellas personas,
que sin una necesidad de mi,
han tenido ganas de mi, en tiempo real.
Así, que,
     queda lista para sentencia y veredicto
                               mi gran torpeza, para empatizar
                                                  con dichos dispositivos
                                               debido, a mi poca adaptabilidad
                                                                           a la narcotización,
                                                                 de esa pequeña área del cerebro,
                                                                   donde reside la fuerza de la capacidad
                                                                          para la toma de decisiones para uno mismo.
                                   Mi resistencia,
                                        contra la autoridad a las imposiciones
                                                                   de la perdida de libertad
                                                                          que se derivan de vivir
                                                                                        permanentemente
                                                                                                           conectada
                                                                                                       y que considero
                                                                                                         contraprodudente
                                                                                                               y absolutamente
                                                                                                                            prescicible
                                                                                                                             para mi vida
                                                                                                                   es la señal de una onda
                                                                                                                     para la que estoy segura
                                                                                                            encontraran el modo de tipificar
                                                                                                                                    como enfermedad
                                                                                                                           y sedarla artificialmente,
                                                                                                                                     haciéndome creer
                                                                                                             que es lo mejor para mi bienestar.
                                                                           Dicho esto
                                   reafirmo mi intención irrevocable
                                 de de dar por terminada
                               la relación conyugal con ciertas funciones
                             de mi dispositivo móvil
                           que me idiotizan
                         con la absurda idea
                        de quedar obsoleta y marginada
                       de la vida social.
                                                      
                   Y termino,
mi vida social no la determina
la cantidad
de wahassapp que tenga
mis amigos
no los determina un dispositivo
que etiqueta a las personas de mi agenda
las personas
que me importan y quiero
no las determina ningún dispositivo
ni ninguna de sus funciones,  básicamente
porque mi vida social,
      mis amigos
y las personas que me importan y quiero
       las determino
  exclusivamentente, yo,
y este grupo que acabo de definir
  cambia o varía muy poco
 a lo largo y ancho de mi corazón,
          órgano,
    del que por cierto
            carece
    cierto aparato,
 así que,
 dando por finalizada mi autodefensa
para romper contratos matrimoniales perniciosos para mi salud
y poder dar paso al ruego de preguntas pertinentes
diré que,
si quiero saber de alguien de que me importa,
le llamo,
si quiero quedar con alguien, que me importa,
le llamo...
                                             
                                           Y para los desahogos, el chocolate, el sexo y el deporte.



lunes, 26 de septiembre de 2016

DESCEREBRADA

Transgrede reglas,
     investiga caminos,
         retuerce el trapo mojado de las costumbres y cambia el paso,
               haz una ecografia tridimensional a tus pensamientos,
                                   ATRÉVETE
no te conformes, sé tóxico a obedecer de forma sumisa,
deja a la razón en estado de shock, abre los pulmones,
 RESPIRA TU VIDA,
                 aspira a comprar tu tiempo,
aprende de los miedos, que ser fuerte no te obliga a llevar coraza, registra el octavo mandamiento "no me traicionare a mi mismo",
reduce la marcha de la prisa, déjate en punto muerto,
NO TE DES POR VENCIDO,
                  se indisciplinadamente obstinado
escuchando a tu cuerpo que es un sabio viejo
y haz oídos sordos al vecino alcahuete del consciente,
SÉ PELIGROSAMENTE SINCERO
                   ¿que puedes perder?
amores de carboncillo que no lograran borrarla a ella,
date el gusto de mandar a paseo a la coherencia,
sé cobarde para vivir una vida sin fantasía,
rehaz minutos de palabras con lo que sientes
Y SINCÉRATE CON ELLA, DÍSELO,
                   dile que la quieres,
 no pierdas la oportunidad de hacer cumbre
con quien te sientes cumbre,
con quien lates desde el inconsciente
¿TANTO CREES QUE TE EQUIVOCAS?
                       échale un pulso a los fantasmas de los prejuicios
 y déjalos con la boca abierta,
vive desde el minuto uno
encomiandote a la virtud de pecar en su boca
para después redimirte en su cuerpo,
CONFIESA
                      que arrepentirte de no hacer aquello que deseas

será el peor de los castigos
y que no podrás culpar
a ningún otro, que no seas tu mismo
DE TAL INFAMIA,
                        busca el remedio casero de dejar de perder el tiempo
con las señoritas de compañía de las excusas
y despide de tu vida a las blancanieves de turno,
LÍATE CON LA CAPERUCITA,
                        no la discrimines por querer cambiar la versión del cuento,
dejate de cuentos,
sáltate la página de lo correcto
y escápate con ella al país de tu vida,
SABES QUE NADA SERÁ FÁCIL
                         mucho menos perfecto,
eso se lo dejaremos a los caprichos
que tienen fecha de caducidad,
ENRÓLLATE
                         y deja que hasta las discusiones que están por venir
sean ese algo que mereció la pena,
no calcules tanto las distancias,
ODIAS QUE ELLA SEA TU DEBILIDAD,
pero más odiaras, llegar al final de tu libro
y que te haya quedado por resolver,
la ecuación que más a sumado a tu vida.

Escrito por Yolanda Bueno Melado el 25/09/2016

miércoles, 17 de agosto de 2016

TE DESAFIO A MIS OFRENDAS


                             Te ofrezco,
                            los amaneceres de todos mis defectos,
              las risas de todos mis llantos,
                            la fé de todos mis errores, 
              la custidia compartida de mis delirios, 
                          el color espeso de mis pesadillas,
la rienda suelta de mis demonios, las piedras pesadas de mis miedos, el vértigo de mis abismos, los monstruos que viven bajo mi cama, la piel reversible de mis torpezas, los acordes de mis mas bajas pasiones, la falta de protocolo con la que estoy diseñada, la habitación diáfana  de mi locura, el silencio de mis cicatrices, la boca hambrienta de mi curiosidad, la lágrima cristalina de mi desconfianza, la falta de cobertura para las zonas de confort, la estructura interna de mis heridas, el fallo del sistema de drenaje que se obstruye si obvias a la corriente de la niña que llevo implícita en la adulta que también soy.

Te ofrezco calentarte la cabeza sin permiso y después los pies,  ser ese mínimo sabiendo que en cualquier momento ambos podemos traspasar la linea hasta convertirnos en un máximo, no entenderte en ocasiones ni escucharte siempre, pero desnudarme cada noche de todos los días de tu vida y ponerte sobre los hombros la camisa de la sinceridad.

Te ofrezco el sabor sin conservantes de todos mis imperfecciones, la furia de todos los virus que habitan en el planeta de mi interior, el hueso del cráneo de mis debilidades, los berrinches de mis enfados, las tormentas violenta de mi irracionalidad, esa Torre de Babel en la que me convierto ante las imposiciones, la película en blanco y negro de mis necedades, te ofrezco las notas discordantes de mis oscuridades antes que la melodía perfecta de las escasas virtudes acomodadas en el espino  de la luz que quizás me desborde o puede sea inexistente en mi....

Yo, no tengo nada de perfecta, me alejo mucho de ese canon,
para que mentirte sino encuentro causa más estúpida que una mentira.

¿Las pupilas zurdas de mis retinas
disienten tanto del ocaso de tu puño diestro?
me resulta atractivo envolver con un lazo
todo aquello que no es virtud en mí
y ofrecértelo con mi mano izquierda
para observar que hace tu mano derecha


Escrito por Yolanda Bueno Melado el 17/08/2016

miércoles, 3 de agosto de 2016

DE TI Y DE MI


El tiempo pasa y me siento un borrador en él,
llena de tachones, de versos no terminados, no concluidos
se hicieron bostezo en la boca de la vida
y se quedaron dormidos en la época de las cerezas.

La tormenta me alcanzo en pleno descampado
y no pudé guarecerme bajo ningún roble que no destiñera agua,
ese tipo de truenos que atormentan mi alma,
el alcohol sin destilar de saberme alguien genérico en tu vida.

He querido dar la espalda tanto tiempo al escozor
 que la navaja de tus silencios, producía en el cuello
de mis sentimientos subiendo y bajando, como ascensores por la garganta de mi corazón, que cuando he querido parar la hemorragia sufrida, casi, no quedaba nada de mí.
Convertida en el ring de boxeo, donde los derechazos de tu razón, han golpeado sin compasión, a la marea de mis sentimientos, hasta la extenuación, logrando solo en el último asalto, hacerme caer a la lona y dejarme ko, con el golpe final de descubrir ,que te dejas querer.
Cerre los ojos a las musas y acurruque a mi pecho con mis brazos, sin borrar la fotografía de todo lo memorizado sobre ti, para vestir con mi espalda, el chaleco de eso, a lo que tú, llamas tu religión y que reza quiero que seas feliz, aunque no sea conmigo".
El murmullo de los eslabones de plata anclados unos a otros, crea un sonido musical, casi poético, arrastrándose hacia el mar abierto de mi carne, nadando mar adentro, con cadenciosos vaivenes, soplando significados, en letras de canciones que he aprendido, para conocer la prisión, en la que estas, y sin esperar a que me permitas contradecirte un poco, lo haré, como siempre, mucho, para no perder la costumbre de ser yo misma, porque a esta servidora, que nunca hizo de nada, ni nadie, su religión " le calaste hondo y ahora dueles, igual que decirte, que si ahora, tienes la mitad del gran amor, que te tengo, puedo jurar, que a la que te quiera, la bendigo.

Y ya va siendo hora de despedirme, de no ser estorbo, ni piedra en el camino de aceptar que este todo que siento hacia ti, nunca será, que esta infeliz para la que será imposible, seas, nada, te diga, que no hay excusa ni buena ni mala, ni remordimiento ni me quiero disculpar por todavía amarte, que eres un zarpazo al corazón y que quizás, no quiero aguantarte el paso porque no sé donde se supone debo ocultar el dolor que llevo dentro, no encuentro mejor lugar que la distancia,
                          esa que nunca quise para ti y para mi,
                          esa que tú me ofreciste para las dos,
                          esa que deja a la altura del suelo, ese
                          "más alto que nosotros, solo el cielo."   


 Escrito por Yolanda Bueno Melado el /02/08/2016

"Aquellas palabras o frases subrayadas en otro color no son mias, son titulos o frases de canciones de un conocido y reconocido cantante de la historia musical de mi pais, y que por supuesto a traspasado barreras y cruzado oceanos con su manera  de hacer las cosas a su modo, Enrique Bumbury"

miércoles, 20 de julio de 2016

PINTANDO VERSOS EN LA PIEL


    Pintame de versos la piel
quitame con tus manos
el vestido de la vergüenza
y amordaza con tus labios
mis palabras
visteme de silencios la carne
ponme con tu boca
nombre de fuego
desata con tus ganas
mis gemidos.

Rompe tu coraza de piedra
y vuelca las cenizas de sus huesos
enterrándolas en mis claviculas
dame la razón prendida en tu mirada
y si encuentro un resquicio de ella
cuando la apoyes en mis ojos
tendré un motivo para no querer
suicidarme en tu cuerpo.

Resucitame en tu vida
                                                             maldiciendo al demonio
                                                              del milagro de quererme
                                                    aun con el abismo
                                                               de mis espinas rodeando
                                         las caderas
                                                 de tu raciocinio
                                                                      mientras mis piernas ciegas
                                                  te leen en braille....

Deja que el grito de guerra de esta locura hostil
sea la espartana que provoque
una batalla encarnizada
entre mi espalda y tu pecho
cuyos daños colaterales
lleguen al cosido de mi ombligo
sin profundidad
para que el alma
de las explosiones del retumbar
de las costillas afiladas
de nuestros cuerpos
se pierdan
el uno en el otro
dejandose vencer
y siendo vencerdores
de las luces y sombras
que vamos encontrando
en el camino
porque bajo el alud


 de tus oscuridades y mis abismos
hay un imperio de terciopelos
atemporales
que si se piensan dándose bocanadas
sin freno
tiemblan....

Por todo esto, te pido
pintame la piel a versos
que prometo estar callada y quieta
haz de mi carne un libro
que puedas contarme a besos
que mis labios y mis manos
están en mis ojos
y quieren mirarte
una y otra vez sin descanso.

Escrito por Yolanda Bueno Melado el 20/07/16